domingo, 5 de diciembre de 2010

CRITICA A LA EXPOSICIÓN














La literatura moderna tiende a la autobiografía. Cuanto más se acerca a la norteamericana, más lo hace. Una tendencia que se aprecia en todas las artes. Parte del sujeto y transcurre nuevamente , tras su propio periplo , a tal origen.
Considerada así , la pintura de LR tiene un severo designio "autobiográfico" , cuya autogamia se aprecia en el recurso de poner como "presencia" su vida interna, sus deseos y experiencias , en la bidimensión de la tela.
 Así , de este modo, decimos que la pintura de LR transita por el "relato" de sus propias vivencias .Se sorprende en la aparente inmovilidad, de la superficie dibujada y pintada, de una instantánea que a poco de que se la mire revela su "movimiento" discursivo y su transcurrir de escrupulosa descripción temporal. Tal actitud,entre un ahora y un después, desarrolla un discurso que como tal se "mueve".
LR duda; como cualquier artista está solo para hacer . Cada una de sus pinturas es el resultado de un juego de dudas. Elige , resuelve , la abandona en algún "momento" y sigue con otra. Acontece que la continuidad se quiebra , se agota, y aparece otro venero de imágenes que instala la idea hacia un próximo final. Esta duda, característica básica que oscila, finalmente cual una mariposa sosegada reposa en la imagen preferida y sucede. El artista debe trabajar urgentemente sobre sus propios objetos , tan propios, para retenerlos. Con urgencia y cautela para reconocer sus impresiones sensoriales , los objetos de su contexto íntimo reiterado. Los imanta situado a prudente distancia. Sin registrar de ellos excesos de veracidad . Sin detalles, puesto que no se trata de "re presentar" con minucia fiel objetos espaciales sino aramar un conjunto ideal cercano a la abstracción.
Esta pintura se aproxima al espectador como el develamiento de mundos todavía inmersos en en una niebla de desconocimiento , de escaso registro de su realidad , condición y fundamento.
El pintor nos ofrece una serena mirada sobre sus cosas, mejor dicho una versión de su propio saber sobre ellas . Esta opinión nos permite aducir que las obras de LR , logradas mediante dudas, finalmente llegan por selección a su certidumbre. Son correlato de los objetos que reconoce como propios . A ellos dedica su tarea aprendida de maestros , la de un artista pintor que elabora su obra con las manos , que prueba e inventa técnicas, materiales, instrumentos, lenguajes comunicables en el espacio con grafías, luz y color.
   Así, y a pesar de su actualidad permanente , el manejo sobre las superficies procura instalarse en un contexto que llega desde muy antiguo. Hay algo básico y perpetuo que LR quiere acercarnos y compartir, desde un modo simbólico que "habla" ahora pero que proviene desde antiguo.
LR nos habla de las cosas pero no de seres. Estos cuadros están deshabitados, salvo escasas siluetas anteriores, nosotros no estamos entre las figuras. Debemos buscarnos, interpretando laboriosamente las formas y el orden que establecen. Esta obra sin drama aparente, propia de un materialista indeciso, apuesta a no ser sentimental. Solo que ,repetidamente revisitada, muestra la melancolía de la ciudad y de un solitario.
Este nada convencional pintor, lo es sin equívocos, en el sentido que plasma sobre un soporte con ayuda de la línea y el color un fragmento visto del entorno o una imagen proveniente de su interior. En todo caso sus pinturas son , tal como la verdad y el mundo una personal interpretación . En ellos no aparecen los insustituíbles animales , tampoco el intrigante reflejo sesgado de ese otro trastrocado en la pared de la caverna. Fiel al actual estado de anomia este espacio recoge aquellos objetos íntimamente asociados a un yo difuso, en lucha para no extinguirse . Sin un discurso homogéneo aparecen sin orden, tamaño ni concierto.Tanto es así que asistimos al naufragio, en el desconocimiento mutuo de las cosas, de las jerarquías y sus juegos de valores. Pasan de un orden mecánico serial al flujo virtual , hasta que harto del juego de llenos interrumpe la secuencia con un vacío que equivale en la extensión a tiempo detenido.
Reina allí una superficie plana , neta y sin variación , que actúa como un silencio. Ahora la pintura descansa , está suspendida en la tensión abismal  de lo vacuo, en la huera oscuridad , la ausencia de los objetos y la absoluta negación de la acción creativa.
LLegado a este límite , el artista vuelve después del reposo , intenta su trabajo.
Cargado de incertidumbre tutela su intención y gesto mediante elementos razonables que son a la vez vehículo estructural de sus ideas y de sus imágenes.Apela a la aritmética , la geometría , el número de oro , al recio cuadrado y al rectángulo platónico , a los abatimientos de segmentos de círculo, al punto y los acentos , a la dimensión reglada.

Este nada convencional pintor, de entre todas, prefiere una herramienta . La hace descansar en la carnosa membrana triangular de la mano entre los dedos pulgar , el índice y el mayor del centro y lo guía como un timón en la tormenta de imágenes . LR es de aquellos que no ha podido prescindir del pincel , de este remoto y legendario filtro purificador, para trasladar de adentro a afuera sus esenciales imágenes o reconstruir aquellos remanentes sensoriales de sus experiencias y las versiones originales de sus recursos creativos.    


 RAFAEL SENDRA
 Asociación Internacional de criticos . Paris 

2 comentarios:

  1. muy acertado lo que dice este texto. felicidades por la selección en flecha. un abrz.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ese toque "pop", tanto de la forma como del concepto. Nuestras cosas cotidianas en un entorno "limpio", muy gráfico.
    Mereces la selección en Flecha, te felicito por estar cosechando los buenos frutos de un trabajo arduo, honesto y de muy alta calidad.
    Raquel Sandino

    ResponderEliminar