sábado, 11 de septiembre de 2010

"the house down "



TITULO:TIRANDO LA CASA POR LA VENTANA 
TECNICA :MIXTA, OLEO Y ACRILICO SOBRE LIENZO
DIMENCIONES:122x244CM.

                                  Detalle

Propuesta expositiva

Tirar la casa por la ventana
Esta popular frase nos sugiere el derroche y el despilfarro, pero hay más… Tirar la casa por la ventana es un ritual periódico que se consuma al finalizar o comenzar las estaciones del año, así como con cada rito de paso que enmarca nuestras vidas —nacimiento, noviazgo, pedida de mano, casamiento, muerte—; en definitiva, una ofrenda ciega entre tiradores y recolectores en la que la mayor parte de los objetos no se pierden ni se destruyen, solo cambian de dueño, espacio y utilidad.

Un objeto cualquiera se convierte en personal cuando, por motivos ajenos a su naturaleza, es recordatorio de personas, lugares o momentos vividos. El día que el olvido, el despecho o el desamor entra por la puerta de nuestra existencia, el objeto que lo recordaba sale volando por la ventana y acaba arrumbado en cualquier calle a la vista de todos y a la espera de alguien que lo adopte. Quien lo recoja, lo dotará de un nuevo espacio y le conferirá una nueva utilidad.

Pero hasta que el objeto alcance esa nueva naturaleza en manos de su nuevo dueño, pasará un tiempo. Primeramente, el sorprendido recolector analizará minuciosamente cada rasguño, marca, golpe o costura; lo olerá y lo acariciará mientras novela las circunstancias de ese pasado que le es ajeno y que, poco a poco, va reconociendo como suyo. Y así sin ser consciente, irá estableciendo ligaduras nuevas con ese objeto, hasta entonces desconocido, e irá dotándolo de nuevas connotaciones simbólicas y personales hasta hacerlo suyo.

A este proceso podríamos denominarlo fase de domesticación. Proceso necesario para hacer nuestros los objetos extraños a través del entrañamiento y de la integración de lo que es ajeno en nuestra vida. De este modo, nos aseguramos que la convivencia con lo nuevo no romperá el orden afectivo de nuestro universo particular.

El objetivo de esta exposición es mostrar este cúmulo de interacciones afectivas, de apegos y desapegos. La eterna lucha de lo de dentro por irse afuera y lo de fuera por llegar adentro. Espacios externos de la ciudad, barrios, calles, edificios, habitaciones… Lugares donde interactuamos. Muebles, adornos, libros, prendas de vestir… Objetos que nos reflejan y trascienden nuestro diario vivir.

1 comentario:

  1. me encanta Limberht! sigue trabajando asi!
    mucha suerte! un beso

    ResponderEliminar